Un prototipo de exoesqueleto, fruto de diez años de investigación, permitió que el joven Thibault -que perdió la movilidad de sus cuatro extremidades en un accidente- puede  dominar sus brazos y piernas gracias a un sistema robótico que controla con su cerebro.

Antes de poder usar ese robot, el paciente de 28 años —al que se le implantaron sensores cerebrales— entrenó durante meses para adquirir las habilidades necesarias para operar el exoesqueleto con una simulación por computadora.

Los investigadores por su parte, afirman que el cerebro todavía es capaz de generar los “comandos” que normalmente moverían los brazos y las piernas y comenzaron pidiéndole varios escáneres cerebrales para poder mapear qué áreas se activan cuando piensa en caminar o mover los brazos.

Luego desarrollaron implantes con sensoresque leen la corteza motora y transmiten señales cerebrales que se traducen mediante un algoritmo en los movimientos que el paciente ha pensado.

“Me sentí como el primer hombre en la luna”, dijo el paciente. “No había caminado en dos años. Había olvidado que solía ser más alto que muchas personas en la habitación. Fue muy impresionante”.

Varios estudios usaron implantes para estimular los músculos de los pacientes, pero esta investigación (publicada en la revista The Lancet Neurology) es la primera en utilizar señales cerebrales para controlar un exoesqueleto robot.

Este sistema de cerebro-máquina inalámbrico está diseñado para activar las cuatro extremidades”, advierte el profesor Alim-Louis Benabid, profesor emérito de la Universidad de Grenoble, Francia.

Los resultados de este ensayo fueron publicados en la revista The Lancet Neurology y sus autores aseguran que, tras introducir algunas mejoras, esta estructura mecánica podría aumentar la calidad de vida y la autonomía de los pacientes con tetraplejía. Aunque por ahora es un tratamiento experimental.

Con el tiempo, los pacientes podrán tomar objetos con la mano y mejorar el equilibrio del exoesqueleto, que es el punto débil de todos los robots de este tipo. “Eso necesita unos cálculos muy minuciosos y tiempos de reacción muy rápidos, en los que estamos trabajando, utilizando la IA”.